El paisaje de la piedra en seco de Alcalalí

La técnica constructiva tradicional de la piedra en seco en la Comunitat Valenciana ha sido declarada bien de relevancia local inmaterial 

Orden 73/2016, de 18 de noviembre, de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte

La piedra en seco es un método de construcción tradicional que se define como técnica ancestral. Es una habilidad fruto de un largo proceso de ensayos y errores. Este conocimiento se ha transmitido de generación en generación hasta formar parte de nuestros paisajes

La piedra en seco es el nombre que recibe la técnica de construcción basada en la disposición superpuesta de piedras propias de la zona, sin ningún tipo de conglomerante que ayude a unir los bloques de piedra, que forman los “marges”.

Se trata de un patrimonio que la humanidad diseñó para satisfacer las necesidades básicas, como pudieran ser la agricultura o el manejo de los rebaños. Estas construcciones resultan extremadamente útiles. Reúnen todos los requisitos de las construcciones sostenibles, y se integran perfectamente en el paisaje. Las piedras se utilizan tal y como se encuentran en el entorno, siendo a veces talladas ligeramente para facilitar un mejor encaje. Las herramientas se utilizan básicamente para la extracción, transporte y trabajo de la piedra.

La técnica de la piedra en seco en la Comunitat Valenciana forma parte del patrimonio inmaterial valenciano.

Dada su singularidad como parte de los conocimientos y actividades tradicionales de nuestro territorio, constituye una técnica constructiva surgida de una economía de subsistencia ligada a otras actividades agrícolas y ganaderas, y que ejemplifica el aprovechamiento de los recursos del entorno, por lo que se procedió a aplicar la figura de protección cultural como bien de relevancia local inmaterial.

Para ver la magnitud de las construcciones de “marges” te recomendamos que visites la Torre Medieval de Alcalalí y podrás disfrutar de increíbles vistas panorámicas. El mirador de la Vall de Pop ofrece una visión de 360º desde el centro del valle.

Dando un paseo por el pueblo de Alcalalí se puede contemplar un paisaje resultado de la transformación a lo largo de los siglos. Prácticamente la totalidad de las montañas que rodean la Vall de Pop han sido modificadas y aprovechadas para el cultivo.

El “marge” permite delimitar las diferentes parcelas, proteger el suelo, retener la tierra, luchar contra la erosión, y hacer posible el cultivo en terrenos con pendientes pronunciadas.

En Alcalalí predominan los márgenes de cultivo. Esta clase de “marges” contienen mucha tierra y poca piedra, son anchos y proporcionan superficie de cultivo dedicada al secano o al regadío. Los cultivos más abundantes en el municipio son: almendros, naranjos, algarrobos, viñedos y olivos.

También se encuentran en el municipio, aunque en menor medida, los “marges” de olivar, también llamados márgenes de montaña. Estos tienen poca tierra y mucha piedra, son estrechos y proporcionan poca superficie de cultivo. Se encuentran en terrenos con mayor pendiente.

Por su simplicidad, esta técnica de construcción es la primera que es utilizó a la historia de la Humanidad. Puede parecer sencilla, pero requiere un elevado grado de habilidad y oficio para conseguir levantar una estructura sólida que perdura en el tiempo. Se utilizan pocas herramientas y únicamente materiales encontrados en lugar de la construcción. El profesional experto en las técnicas de construcción de piedra en seco es el bancalero (marger). Esta profesión, desafortunadamente, está en declive.

Vecino de Alcalalí reparando un "marge" con la técnica de construcción de la piedra en seco.

Vecino de Alcalalí reparando un “marge” con la técnica de construcción de la piedra en seco.

 

Ejemplo de subidero voladizo localizado en el camino de Mosquera, 2017.

Si quieres conocer en profundidad las técnicas de construcción, puedes dar un vistazo al dossier realizado por la Asociación para el Desarrollo Rural de Mallorca: Los muros de bancal, un tesoro europeo.

Muchas veces los muros son dignos de ver de cerca. Las plantas autóctonas crecen entre sus piedras y les otorgan otra función más: ser huéspedes de flora y fauna.

Si has llegado a leer este post hasta el final, te ofrecemos un pequeño regalo en forma de pista: hay tres tesoros escondidos en varios “marges” del municipio. Puedes descargarte la app Geocaching y buscar Alcalalí (C.P.: 03728). Si no has jugado antes a ser geocacher, puedes leer este post en el que te explicamos en qué consiste esta divertida actividad, apta para todos los públicos, que combina deporte y tecnología.

Información para visitar la Torre Medieval y el Museo Etnológico de Alcalalí