JORNADA DE PLANTAS COMESTIBLES

¿QUIÉN DICE QUE LAS PLANTAS SILVESTRES SON MALAS HIERBAS?

A medida que se acerca la primavera, los campos de Alcalalí rezuman vida. Es esta época crecen la mayor cantidad de especies de plantas silvestres, muchas de las cuales hoy en día no utilizamos, pero que tradicionalmente han sido comestibles y eran empleadas a diario, tanto por sus propiedades nutritivas como medicinales.

El ayuntamiento de Alcalalí ha preparado una jornada sobre etnobotánica y plantas comestibles el próximo día 30 de marzo. En esta jornada se darán a conocer los usos que tenían estas especies botánicas, muchas de las cuales han caído en el desuso y desconocimiento por la población en general. También hablaremos de las funciones que tenían muchas de estas especies olvidadas de plantas comestibles, y aprenderemos a diferenciarlas.

 

Plantas comestibles en Alcalalí

Por ello, hemos previsto realizar una caminata por los campos de Alcalalí con una guía interprete para poder aprender a diferenciar las especies etnobotánicas. También realizaremos un sencillo taller de cocina centrado en facilitar la incorporación de recetas que utilicen estos ingredientes a la dieta habitual, por que no hay nada mejor que las plantas de nos provee la naturaleza para mantener una dieta sana y saludable.

El punto de reunión de la jornada será en el Museo Etológico de Alcalalí, el sábado 30 de marzo, a las 9:00 h, y se prevé que las actividades se desarrollarán hasta las 13:30 h. Recordad llevar ropa y calzado cómodos y algo que beber. Podéis realizar vuestra inscripción enviando mail a jornadesmengivoles@gmail.com hasta el miércoles 27 de marzo.

Os enlazamos este reportaje de Miquel Figueroa, titulado “La comida que pisamos”. En él, el agricultor Josep Pàmies muestra una serie de plantas comestibles que crecen alrededor de las tierras que él trabaja. Estas variedades son típicas de un lugar y un tiempo concretos. Como dice Josep, este conocimiento puede servirnos en tiempos de crisis, ya que se trata de un regalo de la naturaleza que no nos cuesta ni un céntimo.

Os esperamos entre verdolagas, cardos marianos, “llicsons” y “raïm de pastor”.