Torre Medieval

Destacamos / Patrimonio / Que Hacer

Los habitantes de Alcalalí y de la Vall de Pop fueron víctimas de ataques de piratas y bandoleros que entraban a estas tierras por el monte “Coll de Rates”. A finales del siglo XIV y principios del XV Mosen Pedro de Castellví, soberano de Alcalalí y Jalón, y su esposa Yolanda Pardo, mandaron construir una torre sobre la colina de Alcalalí: sus funciones eran la vigilancia y último refugio en caso de invasión.

 

Más adelante, en 1599, Don Eiximen Ruiz de Lihory y Pertusa compró Alcalalí con todos los derechos otorgados y mandó construir una residencia palaciega, conectada a la Torre Medieval mediante un puente levadizo. La familia Ruiz de Lihory gobernó en Alcalalí hasta 1837, fecha en la que, por orden de la Reina Mª Cristina, los regímenes señoriales fueron abolidos.

Durante muchos años la Torre ha sido la construcción más alta del municipio, hasta que en el siglo XVIII los barones mandaron construir la Iglesia, situada enfrente de la Torre y el palacio residencial.

Afortunadamente a día de hoy, la Torre y la Iglesia (siglo XVIII) siguen siendo las construcciones más altas del municipio. Alcalalí mantiene esa esencia de pueblo con encanto, sin edificios modernos.

Grabado de la Torre Medieval de Alcalalí - Alcalalí turismo

Grabado de la Torre Medieval de Alcalalí

 

Durante los años siguientes, tanto la Torre como el Palacio pasaron a manos de distintos propietarios privados, siendo en 1900 cuando el Palacio y la Torre se convierten en viviendas particulares. En 1992 la Torre Medieval fue adquirida por el Ayuntamiento de Alcalalí.

 

Tres años más tarde, con la ayuda de la Diputación de Alicante, se procedió a restaurar por completo la Torre y se colocó un ascensor. La obra en la última planta consistió en fijar una estructura de hierro y cristal que permitió restablecer la función de mirador: ahora pueden contemplarse magníficas vistas panorámicas de la Vall de Pop.

 

La estructura original de la Torre, que aún se conserva, se dividía en cinco plantas:

 

Planta baja: Cárcel y, más tarde, almacén de mercancías

Primera planta: Salón de los señores

Segunda planta: Dormitorio de los señores

Tercera planta: Alojamiento para los criados y defensores

Cuarta planta: Plataforma de vigía

 

Lo más llamativo de la Torre Medieval son los graffitis y grabados que encontramos en la segunda y la tercera planta: fueron realizados entre los siglos XVI, XVII y XVIII, y nos permiten conocer con mayor profundidad los hábitos y las costumbres de las gentes que habitaron la antigua Alcalalí.

La estructura actual de la Torre ha quedado dividida con las siguientes características:

 

Planta baja: Recepción con ascensor

Primera planta: Museo

Segunda planta: Museo

Tercera planta: Graffitis y grabados

Cuarta planta: baño y acceso al mirador

Quinta planta: mirador panorámico Vall de Pop

 

 

Para visitar la Torre Medieval puede preguntar en el Ayuntamiento, situado justo enfrente de la Torre (C/Mayor, 10) en un horario de 8:00 a 15:00 de lunes a viernes o llamar al teléfono 966 48 20 24.

Todos los sábados, de 10:00 a 13:00h, se ofrecen visitas guiadas

La Torre cuenta con un baño y ascensor hasta la cuarta planta.